Samael Episodio 4

Pizap 1428537038668

 

Capítulo 4

-Mi destino era seguir buscando a mi hija, la escuela era diferente, cubierta de sangre, entre de inmediato al pasillo principal y dos pequeños monstruos comenzaron a atacarme, entre en la primer puerta que vi, no había nada, después de un rato salí y vi que esas pequeñas bestias habían desparecido, camino sin rumbo, solo buscando una salida, llegue a la azotea, estaba un canal, al final de esté había una nota que decía “sótano, cuidado con el lagarto”- ¡Es la letra de Norali! ¿Qué me trata de decir? Sea lo que sea tengo que ir al sótano –Casi llegando al sótano tuve que entrar a un salón de clases, era el único camino para llegar, en dicho salón no había pupitres ni escritorios solo una mesa en medio con un escrito que al parecer lo hicieron con sangre ‘’El debe pagar, mátalo” quede algo sorprendido pero no quise tomar importancia, estaba por salir del salón y escuche la voz de mi hija “¡Papi, Ayúdame, Papi, ¿Dónde estás?!- ¡Norali! ¿Dónde estás? –dije desesperado y gritando, ya no escuche nada, poco después llegue al sótano, estaba raro no había nada, solo sangre derramada y pasillo al final que no se veía nada, camine y de pronto entre en una especie de elevador que comenzó a descender- ¿Dónde estoy? –Volteo a ver a todos lados, solo en medio había una especie de corona incendiándose, cuando de pronto empezó a temblar en el lugar y apareció una criatura enorme, era el lagarto de aquella nota de la azotea, di unos pasos para atrás y me tropecé, caí sentado y el lagarto se acerco a mi abriendo su enorme boca para devorarme, tomé la escopeta y solté varios disparos, cosa que no ayudaron en nada, me encontraba realmente indefenso, cuando atrás de mi apareció una mujer, la misma mujer que iba atropellar en la carretera, ella solo extendió su mano y acabo con el lagarto en un abrir y cerrar de ojos- ¿Quién eres? –Pregunte mientras ella me miraba, sentí un pequeño mareo y me encontré en el sótano pero la escuela ya estaba normal, la mujer despareció al instante- ¿Qué rayos paso aquí?, ¿Es la escuela? –Salí del sótano y subí al primer piso- Estoy oyendo… ¿Una campana de iglesia? ¿Quién la está haciendo sonar? –Salí de inmediato de la escuela, ya era de día, seguí el sonido de las campanas para poder llegar a la iglesia, una vez ahí decidí entrar, al fondo estaba una señora, ya grande de edad, con un vestido largo negro y el cabello suelto, me acerque-

César: ¿Usted sonó la campana?

Mujer: Te he estado esperando –Sonrío-

César: ¿Sobre que está hablando? –Pregunte un tanto confundido-

Mujer: Sabía que vendrías, ¿Buscas a la niña verdad?

César: ¿La niña?, ¿Estás hablando de Norali?

Mujer: Lo sé todo –Me dijo susurrando-

César: Usted sabe algo, dígame –Me acerque más-

Mujer: ¡Mantente atrás! –Dijo mientras estiraba su mano para detenerme- Debes seguir el pacto, se puede sellar con el Flauros

César: ¿Qué? ¿Pero de qué está hablando usted?

Mujer: Aquí –Saco de bolsillo como una especie de amuleto triangular y lo puso en la mesa- El Flauros puede romper las puertas de la oscuridad y contrarrestar la ira del infierno, te ayudará, ¡Ve deprisa al hospital antes de que sea demasiado tarde, está cruzando el puente! –Giro a su izquierda y salió de la iglesia, trate de seguirla pero la cerradura estaba trabada, regrese y tome el Flauros- No se quién sea esa mujer pero debo ir –Salí de la iglesia y camine buscando el puente que me llevará al otro lado de la ciudad- Esté debe ser –Dije cuando vi el puente y comencé a cruzarlo hasta llegar al otro lado de la ciudad- No se que me deparé el destino pero debo seguir…  

Final capítulo 4