Samael Episodio 7

Pizap 1428537038668

 

Capítulo 7

-Estaba en el hospital alterno otra vez con Monse a mi lado cuando desperté-

César: ¿Dónde estoy? Monse, ¿Estoy en el hospital?

Monse: Tuviste un mal sueño.

César: ¿Estaba dormido? Oye, no te ves muy bien ¿Estás bien?

Monse: Estoy bien, nada por lo que te tengas que preocupar.

César: Bueno… Monse, ¿Conoces a una mujer llamada Nadia?

Monse: Oh si, la loca Nadia, ella es famosa por aquí, nadie la ve, no se mucho pero he oído que desde que murió una niña en un incendió está loca.

César: Bueno, ella dijo que el pueblo estaba siendo devorado por las tinieblas, ¿Sabes que significa eso?

Monse: ¿El pueblo devorado por las tinieblas? Si, creo que lo se, antes de que esté lugar se volviera un centro turístico, la gente era tranquila, pero todos seguían una extraña religión, un tipo de culto secreto, magia negra o algo por el estilo, bastante gente se fue, la demás convoco a los dioses, cosas parecidas siguieron pasando todo el tiempo, todo cambio, culpaban a alguien o algo, mucha gente nueva vino y todos se fueron.

César: ¿Ocultismo?

Monse: La última vez que escuche algo fue hace varios años, varias personas relacionadas con el pueblo murieron en accidentes, la gente dice que fue un hechizo, oh lo siento, me estoy desviando del tema –dijo algo nerviosa-

¿Qué paso, fue otro sueño? –Desperté en la otra iglesia, pero era diferente, tenía un parecido como al hospital o a la escuela, el piso tenía la marca de Samael, salí ya la ciudad era diferente, diabólica, hacía mucho frió- Miros dijo que vio a una niña que iba hacía el lago, quizá Monse sepa como- Decidí volver al hospital, camine, las calles cerradas, tuve que entrar en una especia de centro comercial, y al subir las escaleras, en una pantalla aparecía Norali, parecía amarrada ‘’Papi… ayúdame… papi… ¿Dónde estás?’’ dijo mi hija- Norali –Grite desesperado cuando la imagen desparecía, subí las escaleras, después caí a un lugar donde había pura arena, una oruga enorme comenzó a atacarme lanzado una especie de liquido verde, con la escopeta la mate, vaya trabajo que me costo, poco después llegue al hospital con Monse.

Monse: ¡César!

César: Me alegra que estés bien

Monse: Gracias a dios que has vuelto, estaba asustada de estar sola.

César: Estoy aquí, también estaba preocupado, que felicidad verte –la abracé- Monse me puedes decir como llego al lago?

Monse: Por la avenida principal.

César: La calle está bloqueada.

Monse: Bueno, ese es el único camino que hay.

César: ¿Estás segura? ¡Debe haber otro!

Monse: Ya recuerdo, hay unas alcantarillas bajo la vieja escuela, han estado abandonadas por años, hay un túnel subterráneo usado para inspecciones y esas cosas, he oído que llega hasta el lago.

César: ¿Enserio? ¿Crees que pueda llegar hasta el lago por ahí?

Monse: Nunca he ido al túnel, están protegidas con rejas para mantener a la gente lejos.

César: Es una posibilidad, tengo que intentarlo.

Monse: César ¡No te vayas!, no quiero estar sola, estoy asustada, no puedo estar mas así.

César: ¿Por qué no vienes conmigo? Esté no es el lugar mas seguro en el mundo para los dos –reí un poco- no te prometo nada pero te protegeré lo mejor que pueda.

Monse: No, siento que no debo dejar esté lugar, César tengo miedo, tengo frió.

César: Mira, solo espera aquí un poco mas, regresare lo más rápido que pueda, cuando encuentre a mi hija.

Monse: ¡César!

-Salí del cuarto, tenía un poco de nostalgia por Monse, no quería dejarla sola pero ella no quiso venir-

Fin capítulo 7